El 15 del mes de febrero, Juan Carlos Rodero nos sensibilizó a todos sobre el impacto ambiental. Cuando habla de eso tiene dos ventajas: la primera, que trabaja en energías limpias; y la segunda, que conoce la naturaleza humana de una manera profunda, Juan Carlos también es director de Teatro. 

La situación actual es crítica, hay científicos que ya han hecho la cuenta atrás. Pero como filósofos no podemos quedarnos simplemente sin hacer nada. El mensaje ha sido inspirador en ese sentido. Nos devuelve la responsabilidad y nos da poder en lugar de anularlo en manos de otros. ¿Te sumas al cambio?